Razón

LA INVENCION DEL BLOG

(Justificación de su creación)

Bien, así es el juego:

Hagámonos los sensibles e interesantes. Y ahora empecemos a darle vida a esta cosa.

Primero, digamos que es un huérfano. Un ser sin padre ni madre, y que solo me tiene a mí, su creador. A quien no le importa el destino de la cosa creada. Luego… supongamos que esta cosa, fue un aborto de mi pensamiento. Un aborto hecho de invenciones absurdas que tenían su lugar en mi mente, pero que crecieron tanto que ya no hubo espacio, y sin querer –porque yo no quería ser escritor– se desparramaron; se me fueron por los ojos, por la boca, la nariz, y los dedos. Se espabilaron así mismas. Y sabiéndose horrendas, deformes y maltrechas, lograron huir hasta aquí –el blog– donde posiblemente nadie las vera.

Ahora que hemos mitificado la escritura, dado un origen a esta cosa –blog– y justificado su existencia como: la morada de las invenciones. Podemos darnos por satisfechos. Sin embargo, sigamos con el juego.

Procuremos que lo primero caiga en el olvido, y comencemos a pensarlo como la cosa que es, como un ser que no vive, pero que sin embargo existe. Existe en tanto que lo he creado y lo seguirá haciendo –aunque nadie lo lea– hasta que el servidor que lo hospeda o el antojo de mi mano decidan eliminarlo. Podrían pasar años o décadas para que eso suceda, y quizás aún exista más allá de su creador –luego de mi– así como nosotros existimos aun cuando Dios ha muerto –Disculpa el hurto Nietzsche-. ¿Pero hasta cuanto se podría prolongar su existencia en el tiempo? Hasta posiblemente nada, seguro durara… poco más de lo que dure una burbuja de agua, al caer sobre la arena del desierto.

Entonces… ¿Hay sentido en la creación de un algo destinado al aniquilamiento total? ¿Por qué no precipitar la acción y eliminarse así mismo? o más interesante aun ¿Por qué existe, cuando bien pudo –y podría– no existir? No lo sé, pero sospecho que su sinrazón no sea tan diferente a la mía –a la nuestra-. Y buscarle el sentido último, sería tan parecido a buscar mi propio sentido; pues ambos somos lo mismo “la cosa creada“, somos lo que existe, y en definitiva lo que “hay” cuando pudo haber nada.

Y esto hace que se termine el juego. Ya no importan las invenciones, el contenido de lo que se dice u omite, como de igual manera es irrisoria su causa y consecuencia; puesto que el blog no interesa y no halla la valía en sí mismo, sino más allá de si en tanto que es “Una metáfora del ser como individuo“.

Junior R. Velázquez  L.

08.04.2013

Anuncios

2 comentarios en “Razón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s