El rocio de un domingo

El rocío aciaga el ocaso de un domingo, que nos rememora la ilusión de un final y la pesadez de una sustancia que pronto comienza. Más la quimera de un domingo se desvanece en el tiempo de un aro cuyo centro, final y principio se nos juntan en todas las posibilidades del azar. – El rocío de un domingo –

Junior R. Velazquez L.
29.10.2013

2 comentarios en “El rocio de un domingo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s